martes, 22 de junio de 2010

Jaikulatorias


Considerando la petición de algunos amigos (¡gracias, Señor, por los amigos!) vuelvo a dar calor al blog. Para retomarlo, posteo estas oraciones que llamo “jaikulatorias” (combinación de jaculatoria con haiku).
El uso de breves oraciones que san Agustín llamaba jaculatorias ayuda para la memoria continua de Dios y el andar siempre percatándose de su presencia. He creado éstas, siguiendo la medida del haiku (aunque no necesariamente con el carácter descriptivo y estacionario del haiku japonés).
Estas jaikulatorias me sirven para orar y meditar con ellas, repitiéndolas con los pasos y la respiración, entre el asombro y la rutina de mis caminatas cotidianas.



Cuando te miro
pierdo conocimiento,
más desaprendo.


Cuando te visto
es porque ya te he visto.
Eres mi prójimo.


Cuando te canto
encauzo tu sonrisa
hacia mi acento.


A mar adentro.
Será mi itinerario:
amar a dentro


¿Acaparar?
¡Sólo estamos de paso!
¿Parar acá?


Allí no caves:
“mío yo” o “mi hoyo”.
Allí no cabes.


¿No condenarla?
Solamente lloraba…
¡Sí condonarla!


Toc toc toc toc…
Piedras al suelo… llanto…
¡Es perdonada!


No te la pierdas
la lección del maestro:
no tires piedras.


Retrato de paz:
en tormenta tenaz
duerme tranquilo.


Tenaz tormenta.
¡Duerme ave en su nido!
Paz en su mente.


Barca se agita.
Aunque duermas no temo:
sueñas conmigo.


Si un temporal
zarandea la barca,
es temporal.


Guardo confianza:
lo que está pasando
está pasando.


Tu paz me inquieta,
nuestros modos y modas
desacomoda.


De encuadernada
la Palabra requiere
ser encarnada.


Confieso tu amor:
por tu culpa, tu culpa,
¡por tu gran culpa!


«Sal de tu tierra»
a salir y salar:
mi vocación.


ALTO. Bajarme.
PARE. A detenerme.
He de tenerme.


Y sigo andando:
estaba distraído,
no destruido.


No pasadarme.
Deseo presentarme.
No futurarme.


Simple, sin pliegues,
sin doblez, una pieza,
sin más, sencilla.


Reexistir sueño.
¿Desistir de existir?
Resistir opto.


Pobre extranjero
comparte el pan conmigo.
¡Qué «pobre» he sido!


Con mis pavores
temidos / detenidos
con tus favores.


La Cruz es +.
Si resta a los demás
está de más.


Signo de más.
¿En vez de sumar resta?
¡No será Cruz!


Suave cauterio,
ven, llama que me llama,
más, más, cautívame.


Fuego que moja,
huracán de mil lenguas,
dulce violencia.


Divino huésped,
brisa en horas de incendio,
ven, refrigerio.


Me enfrento a cíclopes.
Tus manos son mi escudo;
tú, mi gigante.


Basta una piedra
pulida en tu arroyo.
¡Caen los colosos!


Movía piedras.
Seguí mi entrenamiento.
Ya muevo montes.


Abren vitrinas.
Escápate deprisa
de escaparates.


Vidrio cubierto
con pintura de plata…
a mí refleja.


Luz atraviesa
vitral de catedral:
¡un santo es!


De la apatía,
mi Pascua es pasar
a la utopía.


¡Quiero jugarte!
Juego a que te dejas
sacarte el jugo.


Llegó Papá.
Corrió para abrazarme.
Salió el Sol.


Por llegar tarde,
¿no me vas a reñir?
¡Respiro amor!


Vestidos nuevos,
un anillo en mi dedo.
¡Fiesta en casa!


Entre si y sí,
un acento transforma.
¡Sin condiciones!


Lumbre en capilla,
y no hay velas ni cirios…
¡Es tu mirada!


Cuando doy pasos
mi horizonte se muda.
Debo seguir.


¡Vives, Jesús!
Tu imagen me rodea:
habito en ti.


¡Tuyo es el reino,
tuyos, poder y gloria,
por siempre, Señor!


† † † † †
♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥
! ! ! ! !

4 comentarios:

Carmen María dijo...

Gracias Yuan por esos hermosos haikus +jaculatorias. Me gustan, sorprenden y hacen reflexionar y celebrar. El de mar adentro puede ser mi preferido hoy, pero volveré a descubrir el de mañana.

Diana dijo...

Guardo confianza:
lo que está pasando
está pasando.
Ese es el que mas me gusto, inspiro, etc. :D
gracias por escribir para Dios, y porque no? para nosotros :D
su blog es vida:)

Carlos Torres dijo...

Hay fiesta en el Cielo (y en la tierra) !!!

Marian dijo...

Jaculatorias con haiku!! q divertida y refrescante mezcla!!!
Excelente!!