miércoles, 18 de junio de 2008

Péndulo


Dios:

Nuestra vida oscila
entre aclamarte y clamarte,
entre clamarte y aclamarte.

En tiempo de desolación
recibe nuestro clamor.
En tiempo de consolación
recibe nuestra aclamación.

Amén
se-los-unos-a-los-otros.

1 comentario:

M. Jose dijo...

Es cierto, muy cierto lo que dices...
En eso nos pasamos la vida, aclamando, y clamando la piedad de Dios...
gracias
Jose