lunes, 18 de febrero de 2008

Cardioesclerosis

Dios:

Bombardea
mi cardioesclerosis:
hunde mi corazón
acorazado.

Bombea
mi corazón
ya sin coraza…
pero con coraje.

Amén
se-los-unos-a-los-otros.

2 comentarios:

Compartimos? dijo...

Nos comenta el evangelio un comentario de Jesus:
"Teneis que ser fuertes como el hierro pero tiernos de corazón."
la cita esta dicha no literalmente solo intento transmitir la idea.
El equilibrio en la vida es importante.
Saludos

Yendi dijo...

Sabias que aterosclerosis y arterioesclerosis son 2 cosas distintas? No importa, las 2 son malas.
La aterosclerosis es cuando se deposita material graso en nuestras arterias. Es un acumulo de rencores, odio, problemas, sentido de inferioridad o colesterol de baja densidad, como quieras llamarle. Nuestras arterias se vuelen gruesas y duras… aquella sangre rica en vida no pasa, nada pasa. Cuando tratas tu mismo de desprenderlo, simplemente viaja (embolo).. mas lejos. Asi que igual dolor de pecho, dificultad al respirar, muerte.
Arteriosclerosis? Degeneración, vejez… Nuestra vida va mas rápido de su curso normal (hipertensión). Dejamos ir y hasta acumular muchas cosas. Endurecimiento, perdida de flexibilidad… No tenemos impulso para seguir, vamos perdiendo el pulso hasta dejarnos caer.
Dios ha venido como exterminador esclerótico, el ya esta pendiente de nosotros! Espera un si, nada más. Y tu, que esperas?