domingo, 3 de febrero de 2008

Ma-eterni-dad

Dios:

Sin María,
¡cómo! ¿amaría?

A María,
¿cómo amaría?

Con María,
¡cómo amaría!

Tanto amaste al mundo
que le diste tu Madre única
para que todo el que se sienta huérfano,
no lo sea,
sino que tenga una Madre eterna.

Amén
se-los-unos-a-los-otros.

1 comentario:

Brenda dijo...

Me encantooooooooooo!!!!!!!! q bonitoooooooooo oooo oooo